TREINTA Y OCHO AÑOS DE BUEN HACER, SENTIR Y TRANSMITIR VALORES

Ayer 9 de abril fue el último día de clase de nuestra compañera Encarnita Puentedura y el pasado viernes, 29 de marzo, celebramos el acto oficial de su jubilación.

Este acto fue una celebración emotiva, profunda y pletórica de GRACIAS con mayúsculas. No pudo ser de otra manera porque nuestra compañera ha dejado una profunda huella en nuestro colegio que será difícil olvidar. Ella ha sabido transmitir a alumnos, padres y compañeros de trabajo innumerables valores cristianos, tan profundos, que han marcado nuestros corazones y nos ayudarán a afrontar el día a día. Con su buen hacer, nos ha dejado un buen legado del espíritu de Santa Rafaela y nos ha transmitido una fe inquebrantable en ese Dios de la Vida que forma parte de su ser.

Ahora, Encarnita, disfruta de este merecido descanso; pero no te decimos adiós porque sabemos que seguirás con nosotros, en proyectos y actividades siempre que te lo permita esta nueva etapa jubilosa que ahora comienzas. Que tu paz, sencillez, generosidad y gratitud se derramen por cada uno de los rincones de nuestro colegio.

GRACIAS





Suscribirse a Sindicar